Testimonio de Ildefonso Martín: El parto natural como semilla de cambio en nuestro mundo

    Siempre he querido poner una placa en la calle, en la puerta de la casa donde nació mi hijo. Una placa que ponga, aquí nació Numa Saulo Martín Vente el día 14 de enero de 2011 a las 2 de la tarde.Y después me he imaginado placas por todas la calles de Sevilla, y de los pueblos en los que ha nacido una criatura en el seno de este movimiento de vuelta a los orígenes con el parto en casa como la opción más natural y coherente para dar la bienvenida a nuestr@s hij@s y recibirlas en este mundo. Sería muy bonito, ir paseando por las calles y toparse con esta placas que nos llevarían a hacernos esta pregunta ¿Porque el parto natural? ¿Porque el parto en casa?.

    Desde hace unos años muchas familias hemos elegido este entorno para dar la bienvenida a nuestras criaturas. Como padre lo tuve claro, con miedos en el camino, pero lo tuve claro cuando la madre de mis hijos me planteaba sus deseos de que fuera así. Entendiendo que está en la mujer la decisión final, pues es la que da a luz y se expone a más riesgos y miedos, es su cuerpo el que trabaja, mi aportación fue la de confiar y seguir esta fuerza y convencimiento sin fisuras.

    Parir en casa es un acto revolucionario, es poner en tela de juicio los principios de cuidado sobre los que está implantado nuestro sistema y es inventar y probar uno nuevo. Es confiar en la naturaleza, en la naturaleza, sabiduría y fortaleza de la mujer para dar a luz y poner todos estos valores en nuestra sociedad, rescatándolos como semilla de cambio para este y otros muchos aspectos de la vida en este nuestro mundo.

    Por desgracia (no ocurre en todas partes del mundo ni en todos los hospitales de nuestro país, y con todo el respeto a los profesionales de la salud, que hacen su trabajo muy dignamente) la atención a la maternidad en los hospitales deja mucho que desear y en el momento del parto concretamente no suelen respetarse ni los ritmos de la mujer ni las criaturas. Parir en casa, simplemente permite reestablecer las normas y los ritmos, darse la liberta de elegir como nos gustaría que ocurriese.

    Es de agradecer la toma de conciencia de los profesionales del mundo de la salud que saliéndose del camino oficial y teniendo que afrontar en muchas ocasiones conflictos profesionales han inaugurado estos nuevos caminos. Lo han hecho levantando proyectos de atención al parto en casa o abriendo casas de parto natural. Están dando la oportunidad de poder elegir otra bienvenida para nuestras criaturas aportando su sabiduría y profesionalidad dando a las familias ese sentimiento de seguridad, ese acompañamiento y empujón que siempre es necesario cuando se afrontan cambios de paradigma y se emprenden caminos nuevos de evolución.

    Recuerdo de aquel día, mucha felicidad, mucha sensación de hogar, como si las paredes de aquella casa se hubieran recalentado con el nacimiento y cada vez que paso por aquella calle una sensación de pertenencia. Nacer en casa es un reto que cuando lo afrontas te hace libre en muchos sentidos y estoy seguro que transmitimos esto a nuestros hij@s.